timepo

Las notificaciones de apremio y embargo deberán respetar siempre la intimidad de quienes lo sufren.

Un ciudadano denunció ante la Agencia de Protección de Datos la actuación de un ayuntamiento, por figurar en dos sobres que recibió las palabras “Providencia de Apremio” y “Providencia de Embargo” muy visibles y en mayúsculas, junto con su nombre y su dirección postal.

El ayuntamiento denunciado alegó en su defensa que él únicamente había cumplido con las prescripciones descritas en el art.41 de la LPACAP para que la notificación no adoleciese de ningún defecto, pero finalmente la Agencia Española de Protección de datos (AEPD) consideró que éste había cometido una infracción al vulnerar su acción el artículo 32 del RGPD que obliga a tener en cuenta el contexto y la finalidad del tratamiento, adoptando una serie de medidas que garanticen la“confidencialidad, integridad, disponibilidad y resiliencia permanentes de los sistemas y servicios de tratamiento».

Lo adecuado, en este caso, se considera es reflejar en el acuse de recibo que se firma una mención genérica del acto, junto a algún tipo de identificador que se corresponda con el contenido notificado y que figure en el expediente, pero sin vulnerar en ningún caso la intimidad y la reputación del destinatario.

La sanción interpuesta al consistorio fue únicamente de apercibimiento por ser Administración Pública, pero si hubiera sido una empresa la infractora se le podría haber sancionado con multa de hasta 10 millones de euros o cuantía equivalente al 2% del volumen de negocio total anual del ejercicio financiero anterior.

 

Elcarte&González 


Para cualquier duda o consulta que le pueda surgir en relación a este tema, no dude en ponerse en contacto con nosotros.