ACUERDO

Estatutos VS Pactos Parasociales: Eficacia y validez

Los estatutos sociales son, a grosso modo, el acuerdo en el que se regulan las normas que rigen una sociedad, así como los derechos y obligaciones de los socios.

De acuerdo con el art. 22 de la Ley de sociedades de Capital es necesario que al constituirse una sociedad se creen unos estatutos sociales. Por el contrario, la norma no establece como requisito la adopción de pactos entre socios.

CONCEPTO

Los pactos parasociales son aquellos acuerdos adoptados por todos los socios, o parte de ellos, para regular, completar o modificar sus relaciones internas, así como las relaciones legales o estatutarias que las rigen.

CLASES

Existen tres tipos de pactos parasociales:

 

  1. Pactos que regulan las relaciones entre socios, sin intervención de la sociedad.

Ejemplo de esta clase serían las cláusulas de redistribución de dividendos o retornos preferentes.

Esta clase de pactos tan solo vinculan a aquellos que los suscriben, es decir, no vinculan al resto de socios ni a la sociedad como tal.

 

  1. Pactos que procuran alguna ventaja a la sociedad y a cargo de los socios.

Ejemplo de esta clase sería una cláusula de obligación de no competencia de los socios, a favor de la sociedad.

En estos supuestos, la Sociedad podrá reclamar directamente el cumplimiento a aquel que suscribió dicho pacto.

 

  1. Pactos que regulan la organización y/o funcionamiento de los órganos sociales.

Ejemplos de estos serían aquellos sobre la composición del órgano de administración o los relativos a los quórums y mayorías de votación.

En este caso, dichos acuerdos de nuevo solo vinculan a quienes los suscriben, sin perjuicio de ciertas excepciones de doctrina y jurisprudencia.

 

LOS PACTOS PARASOCIALES EN LOS ESTATUTOS

Estos pactos no siempre se reflejan en los estatutos, a pesar de ser, en principio, cláusulas válidas. Esto puede deberse a diferentes motivos, que no sean inscribibles en el Registro Mercantil o que simplemente se trata de materias que no tiene cabida en los estatutos.

Por tanto, puede suceder que existan discrepancias entre los estatutos sociales y el contrato entre los socios.

El problema de que no estén reflejadas en los estatutos sociales es que las mismas NO serán oponibles a terceros, al no gozar de publicidad registral.

 

¿PACTO PARASOCIAL O ESTATUTOS?

Como resulta lógico, la mejor opción sería poder realizar pactos y que estos se reflejasen en los estatutos sociales. Esto supondría evitar las posibles discrepancias y la oponibilidad frente a terceros.

Sin embargo, como se ha explicado anteriormente, esto no siempre es posible, por lo que en dichos casos sería recomendable establecer garantías que les aporten cierta seguridad respecto del cumplimiento como, por ejemplo, cláusulas penales. Así mismo, sería posible incorporar en los Estatutos Sociales mecanismos que penen al socio incumplidor, como la exclusión, por ejemplo.

En definitiva, ambas clases de acuerdos son, en principio validas, pero su eficacia y oponibilidad es distinta, por lo que los socios habrán de valorar dichos extremos y si quieren dar publicidad en los estatutos a sus pactos.

 

Elcarte&González 


Para cualquier duda o consulta que le pueda surgir en relación a este tema, no dude en ponerse en contacto con nosotros.